2021 ● Vol 6 ● Nº 1
Investigación en Pediatría

Investigar en red

Autores: Gallego Iborra A1, del Castillo Aguas G2

1 Pediatra. Unidad de Atención Temprana. Distrito Sanitario Málaga. Málaga. España. Málaga. España.
2 Pediatra. Unidad de Atención Temprana. Distrito Sanitario Málaga. Málaga. España. Málaga. España.

Una forma de procurar eficiencia y eficacia investigadora es la creación de grupos de investigación multidisciplinares y multicéntricos, con líneas de investigación estables originales y prácticas. Si estos grupos se relacionan entre sí por sistemas telemáticos complementando capacidades y repartiendo tareas, con el objetivo de generar conocimiento en un área determinada, se ha creado una red de investigación. Las redes de investigación pueden ser financiadas desde la Administración pública o desde la iniciativa privada, tener dimensión autonómica, nacional o internacional. En España, desde el año 2002 y dentro del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII)se crearon las Redes Temáticas de Investigación Cooperativas en Salud (RETICS). Posteriormente, se crearon los Centros de Investigación Biomédica en Red (CIBER), que tienen como objetivo la investigación sobre una patología o problema de salud determinado. Desde la AEPap, se creó la Red de Investigación en Pediatría de Atención Primaria (PAPenRED), formada por pediatras de Atención Primaria de todo el ámbito nacional, para aunar esfuerzos, intereses y recursos e incorporar la investigación en red para el desarrollo de líneas de investigación conjuntas.

Los puntos claves de la investigación en red son:

  • Están formadas por grupos de investigación para procurar eficiencia y eficacia investigadora con líneas de investigación estables.
  • Son multidisciplinares y multicéntricas, y cumplen unos requisitos indispensables en cuanto a metodología, presupuesto y resultados.
  • Generalmente se relacionan entre sí por medio de sistemas telemáticos.
  • Pueden ser financiadas desde la Administración pública o desde la iniciativa privada, tener dimensión autonómica, nacional o internacional.
  • Las redes de investigación del Sistema Nacional de Salud son: RETICS y
  • De las redes existentes, solo la Red de Salud Materno-Infantil y del Desarrollo (SAMID) es específica para investigación en salud materno-infantil.
  • De las redes existentes, solo la red de investigación en actividades preventivas y promoción de la salud redIAPP es específica para investigación en Atención Primaria.
  • Dentro de los CIBER, algunos tienen líneas pediátricas.
  • La experiencia de países en los que las redes se han desarrollado desde hace décadas muestra la eficiencia del sistema.
  • Los pediatras de Atención Primaria debemos unir esfuerzos, intereses y recursos con el fin de incorporar la investigación en red a nuestro trabajo.

INVESTIGAR EN RED

La actividad investigadora en Medicina tiene un valor real cuando de ella se derivan conclusiones beneficiosas para la salud de la población.

La creación de grupos de investigación multidisciplinares de investigación básica y clínica con líneas de investigación estables, que tengan repercusión social y económica, y que cumplan unos requisitos indispensables en cuanto a metodología, presupuesto y resultados es la forma de alcanzar la excelencia investigadora. Si estos grupos se relacionan entre sí por medio de sistemas telemáticos complementando capacidades y repartiendo tareas, con el objetivo de generar conocimiento en determinadas áreas, se ha creado una red de investigación.

Las ventajas de trabajar en red son múltiples:

  • Sinergia: la unión de las partes da mejores resultados que la simple suma de estas.
  • Añade legitimidad a los proyectos.
  • La formación de grupos de mayor escala aumenta la potencia de los estudios.
  • La cooperación proporciona solución directa a problemas ya resueltos por otros.
  • Aumenta la creatividad.
  • Aumenta la información, con lo cual aumentan las oportunidades.
  • La diversidad aporta riqueza.
  • Aumenta la motivación.

Una red sirve, por tanto, para unir esfuerzos, intereses, recursos humanos y financieros para el desarrollo de líneas de investigación conjuntas: resulta necesario unificar los recursos disponibles para potenciar la eficacia y la rentabilidad de la investigación.

REDES DE INVESTIGACIÓN NACIONALES PÚBLICAS: RETICS Y CIBER

En el año 2001, se suscribió un acuerdo entre el Ministerio de Sanidad y Consumo y Farmaindustria para la elaboración y ejecución de un plan integral de medidas de control del gasto farmacéutico y uso racional del medicamento. En dicho acuerdo se dispuso la creación de un fondo para investigación de interés general, siendo esas dotaciones efectivas a través del Instituto de Salud Carlos III.

El ISCIII es un organismo público español, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, cuyo objetivo es fomentar la investigación en Biomedicina y Ciencias de la Salud, desarrollar y ofrecer servicios científicos y técnicos dirigidos al Sistema Nacional de Salud. El Instituto de Salud Carlos III gestiona y financia la investigación biomédica en nuestro país de manera diversa.

Las Redes de Investigación Cooperativa en Salud (RETICS) son redes temáticas, dependientes del ISCIII que se comprometen a diseñar y llevar a cabo proyectos de investigación que sigan líneas de investigación propuestas. Además, la Red se somete a un proceso de evaluación tanto externa como interna, midiendo entre otros aspectos la consecución de los proyectos y el número de publicaciones en revista de impacto. En la Tabla 1 se pueden ver las RETICS existentes en la actualidad.

Tabla 1. RETICS. Convocatoria 2016. Mostrar/ocultar

De las redes existentes, solo SAMID es específica para investigación en Salud Materno-Infantil. Está formada por una serie de grupos de investigación, dependientes de centros hospitalarios. El objetivo principal es la investigación en la gestante, el recién nacido y la etapa infantil hasta la adolescencia.Tiene una estructura colaborativa multidisciplinar con obstetras, neonatólogos, pediatras, especialistas en nutrición, cuidados intensivos, investigación experimental etc.

La red de investigación en actividades preventivas y promoción de la salud (redIAPP), es específica de Atención Primaria (AP). Está formada por varios grupos de investigación de Atención Primaria con el fin generar conocimientos en AP, especialmente sobre la eficacia, efectividad y eficiencia de intervenciones en prevención y promoción de la salud.

Los Centros de Investigación Biomédica en Red (CIBER) se crearon para fomentar la excelencia investigadora mediante la constitución de consorcios, con personalidad jurídica propia, sin contigüidad física. El objetivo es la investigación monográfica sobre una patología o problema de salud.

Están también financiados por el ISCIII y sus objetivos son similares a las RETICS: fomentar la investigación cooperativa y favorecer la conexión entre distintos grupos para realizar proyectos que alcancen mayor impacto social y de resolución de los problemas de salud.

Pero a diferencia de las RETICS, los CIBER tienen entidad jurídica singular con NIF propio: cuentan con un director de cada centro y un gerente (y no un coordinador como las RETICS), pueden realizar contratos laborales, gestionar un presupuesto propio, dar entrada a nuevas fuentes de financiación, etc. Entre ellos, hay algunos que contienen alguna línea de investigación en relación con la Pediatría, a saber:

  • CIBERobn (obesidad y nutrición) grupo formado por componentes del Servicio de Endocrinología del Hospital del Niño Jesús, para investigación en obesidad infantil.
  • CIBERESP (epidemiologia y salud pública): con un subprograma, el proyecto INMA, que estudia los efectos del medio ambiente en salud infantil sobre el crecimiento, el desarrollo mental, la alergia o el asma. O el subprograma Tosferina, que estudia la prevalencia, fuentes de infección y tasas de transmisión secundaria.
  • CIBERsam (salud mental) tiene un programa específico en Psiquiatría del niño y del adolescente, con líneas de investigación que incluyen trastornos de la conducta alimentaria, trastornos del espectro autista, hiperactividad o conductas adictivas.

Con la pandemia de COVID-19 se ha hecho evidente que hay que trabajar de forma conjunta en la investigación en enfermedades infecciosas y se ha creado un CIBER específico que forma parte de la estructura CIBER ya existente y que dispondrá de financiación pública para la investigación en enfermedades infecciosas emergentes, como el COVID-19, además de otras como el VIH-SIDA y las resistencias antimicrobianas.

La nueva Acción Estratégica en Salud para el 2021 (AES) apuesta por trabajar en cuatro grandes áreas de conocimiento: la Atención Primaria y la cronicidad; la inflamación y la inmunobiología; las terapias avanzadas y el ictus. Cada una de estas cuatro áreas, incluirán grupos de investigación de, al menos 10 comunidades autónomas.

Además de las redes a nivel nacional, en algunas autonomías también se han acreditado redes y grupos de investigación con el fin de consolidar la investigación. Aunque estas tienen un papel más secundario, pueden constituir un buen complemento a la política de redes estatales.

RECLIP es el centro de referencia nacional para los proyectos nacionales o internacionales relacionados con los ensayos clínicos pediátricos. RECLIP lleva a cabo ensayos clínicos de medicamentos pediátricos en una variedad de áreas terapéuticas, que incluyen, entre otras, vacunas, enfermedades infecciosas, enfermedades cardiovasculares, cáncer, gastroenterología, enfermedades respiratorias, endocrinología, neonatología y dispositivos médicos.

Existen además otras redes de investigación pediátricas no subvencionadas directamente por dinero público, sino apoyadas por sociedades profesionales, como la Red de Investigación de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría, o nacidas desde el ámbito universitario como el Centro de Excelencia en Investigación Pediátrica.

EUROSTIKOS (Granada) o la Red Gallega de Investigación Pediátrica REGALIP (Galicia). La única red específica dirigida a la Atención Primaria de la población infantil es PAPenRED, apoyada y creada por la asociación española de Pediatría de Atención Primaria.

INVESTIGAR EN RED EN PEDIATRÍA DE ATENCIÓN PRIMARIA

La población infantil en España es atendida por pediatras de AP y muchas de las preguntas sobre los problemas de salud más prevalentes solo pueden responderse mediante la investigación realizada en la Atención Primaria.

El futuro de la investigación en red en AP, y especialmente en Pediatría, precisa apoyo por parte de la Administración. Las carencias y déficit en Pediatría son la falta de política específica en cuanto a adecuada financiación, falta de estructuras de apoyo de los investigadores del primer nivel, etc.

Las sociedades científicas desempeñan un papel importante para el desarrollo de la investigación en AP a través del apoyo y promoción, el fomento de la coordinación con el hospital y la universidad, el reconocimiento de profesionales con dedicación específica, el fomento de la incentivación de la actividad investigadora, la promoción de la presencia de los pediatras de AP en organismos evaluadores y la formación y docencia en investigación como herramienta de mejora y crecimiento con un enfoque multidisciplinario y la investigación en red con líneas de investigación propias.

La AEPap, con su red de pediatras de Atención Primaria (PAPenRED) creada en 2013 tiene como objetivo la investigación en red por los profesionales que trabajan en Pediatría de Atención Primaria de todo el ámbito nacional.

Está formado por un número de pediatras que trabajan en Atención Primaria, que representan a todas las zonas y a todas las comunidades autónomas, de forma proporcional, de manera que esté representada la toda la población infantil.

En España, la informatización de la historia clínica, la cobertura sanitaria universal y la estabilidad de la población atendida son factores que favorecen la utilidad de estas redes.

REDES DE INVESTIGACIÓN EN OTROS PAÍSES

La experiencia de países en los que las redes se han desarrollado desde hace décadas muestra la eficiencia del sistema. Un aspecto muy destacable en la AP internacional es el desarrollo de las redes basadas en la práctica clínica (practice based research networks) para el seguimiento de cohortes longitudinales.

El seguimiento de los pacientes a lo largo del tiempo, propio de la AP, la hace especialmente adecuada para garantizar el éxito de este tipo de investigación. Hay experiencias interesantes en otros países como el Reino Unido –General Practice Research Database (GRPD) y Directory of Clinical Databases (DoCDat)–, los Países Bajos e Israel. Las posibilidades que ofrecen las bases de datos clínicos de base individual anonimizadas son enormes, con cientos de miles de individuos y años de seguimiento. Permiten evaluar aspectos como las condiciones reales de uso de los medicamentos y sus efectos adversos, o el cumplimiento y la adherencia a las guías de práctica clínica.

European Network on Paediatric Research from European Medical Agency (Enpr-EMA) es una red europea de investigación pediátrica formada por redes de especialistas, investigadores y centros nacionales y europeos con experiencia en la realización de ensayos clínicos pediátricos para fomentar la investigación ética y de alta calidad sobre la seguridad y eficacia de los medicamentos para niños.

El trabajo en red supone un punto de inflexión en la investigación en el ámbito de la Pediatría de AP que, con la unión de esfuerzos, intereses y recursos disponibles y con el apoyo del Sistema Nacional de Salud, asociaciones profesionales y otras instituciones, favorece la realización de proyectos con un mayor impacto social y con una repercusión directa en la mejora de la salud de los niños.

BIBLIOGRAFÍA

Cómo citar este artículo

Gallego Iborra A, del Castillo Aguas G. Investigar en red. FAPap Monogr. 2021;6:66-9